La Ermita de la Virgen del Valle

   La ermita de la Virgen del Valle, fue construida en el siglo XVII y tuvo muchas reformas. Tiene 3 naves, algo inusual en estas construcciones.

 

 

 

 

 

 

   La Ermita está edificada sobre los cimientos de la antigua ermita de San Pedro de Saelicos, y su Virgen recibe el nombre del lugar donde se encuentra el santuario, el valle de la ciudad. La dedicación a la Virgen suprimió la anterior dedicación a San Pedro y San Félix.

 

 

 

   Dentro de la ermita, destacan los trabajos de forja de Julio Pascual y los azulejos artísticos de sus zócalos.

 

 

 

   La romería del Valle comenzó celebrándose el día uno de agosto, pero pronto se cambió al uno de mayo para evitar el calor y los peligros.

   Los devotos de la virgen acuden a la ermita a pie desde la ciudad. Antiguamente se podía cruzar de un lado a otro el río en una barca, conocida como la barca de pasaje. Hoy ha sido recuperada para su uso en ciertas ocasiones, también en estos días.

   Se cuenta, que las mozas en edad casadera que tocan la campana del santuario encuentran novio ese mismo año, y las que ya lo tienen, se casan antes de que éste finalice.

   Esta romería es muy popular en Toledo, así como las comidas de las familias y amigos entre las piedras, en los alrededores de la Piedra del Rey Moro, que también tiene su leyenda, y que ya contaré en otra ocasión.

   Se saca en procesión a la Virgen del Valle por la tarde, cuyo recorrido es más complicado que el de las otras romerías Toledanas por la dificultad del terreno.

 

 

 

FOTOGRAFÍAS: de

ANGEL MARTINEZ TORIJA

 

Categorías: historia

Comentarios

  1. Javier Rojas
    Javier Rojas 7 mayo, 2018, 11:09

    En la puerta de entrada a la ermita hay una inscripción en cerámica que dice así:
    “Aunque pequeña me veis, soy muy grande como ermita, pues la Reina que me habita tiene Toledo a sus pies.
    Y otorga al que solicita, si pides con interés, aquello que necesita. (Si no la olvida después)”.
    .- Referencia tomada del libro de nuestro amigo Carlos Dueñas Rey… “Enigmas y misterios de Toledo”.

    Contesta a este comentario

Escribe un Comentario

Tu dirección de email no aparecerá publicada.
Los Campos Obligatorios están marcados con*