El Arco de la Sangre

 

   Si hay un lugar por el que todo toledano o visitante habitual ha de pasar en su visita al centro histórico este es el Arco de la Sangre. Situado en plena Plaza de Zocodover es la vía histórica de comunicación de la Plaza principal con los caminos que procedían del sur y este y que confluían en el Puente de Alcántara.

 

 

   El Arco de la Sangre, construido en el siglo X en la dominación árabe, era probablemente el único espacio abierto que existía en la muralla interior en esta época islámica, la cual se extendía desde el Alcázar en bajada hacia la plaza de Zocodover, rodeando la ciudad hasta terminar otra vez en el Alcázar. El nombre primitivo en árabe era “Bab-al-Yay” (“Puerta de los Caballos”), y permitía el acceso al Alficén, que era la ciudadela fortificada que alojaba el alcázar y el palacio real.

 

 

 

   Su inquietante nombre se debe a que la capilla que había sobre él era sede de la cofradía de la Preciosa Sangre de Cristo que atendía a los que iban a ser ajusticiados, bien en la propia plaza, bien en el Brasero de la Vega junto a Bisagra. Por orden de Enrique IV de Castilla, desde el siglo XV en esta capilla se celebraba misa para que pudiesen oírla los vendedores de productos en el “Martes”, mercado que instauró el mismo monarca. La puerta está formada por un arco de herradura, único vestigio de época árabe que se conserva en la plaza después de 1936.

 

   En 1936 el Arco de la Sangre se convirtió en uno de los héroes arquitectónicos de la Guerra Civil española al resistir en pie milagrosamente rodeado de un mar de destrucción.

 

   Finalmente en 1945 fue restaurado como reza la inscripción actual.

 

 

FUENTES:

http://toledoolvidado.blogspot.com.es/2008/08/el-arco-de-la-sangre.html

 

FOTOGRAFÍAS: de ANGEL MARTINEZ TORIJA

Categorías: historia

Comentarios

  1. Javier Rojas
    Javier Rojas 14 marzo, 2018, 17:17

    Ya se ha mencionado a que debe su nombre: Se llama así porque sobre este arco de herradura se oculta la imagen del Cristo de la Sangre, en una pequeña capilla normalmente cerrada que es visible desde la Plaza de Zocodover .

    Este característico lugar se debía a la costumbre árabe de colocar un oratorio sobre algunas puertas y arcos para que tuviese un buen viaje todo aquél que salía de la ciudad y cruzaba la puerta.

    Justo al lado del “Arco de la Sangre de Cristo”, bajando hacia el Paseo del Carmen, se encontraba la “Posada de la Sangre”, donde Cervantes sitúa su novela “La ilustre fregona”. Todo el conjunto quedó destrozado en la Guerra Civil.

    Varios nombres tuvo la puerta, somo se cita se la llamaba “Bab-al-Yayl” – Puerta de los Caballos y más tarde “Puerta Alfadá o de la Explanada.
    Llegamos a su nombre actual: Puerta o Arco de la Sangre, debe su nombre como se cita a la Imagen del Cristo de la Sangre, tras la Reconquista se funda “La cofradía del Cristo de la Sangre” que prestaba asistencia espiritual a muchas personas sin recursos que morían de algunas enfermedades o heridas, ahogados en el río Tajo o ajusticiados, y esta Cofradía junto la Cofradía de la Santa Caridad buscaban los medios para enterrarlos dignamente.

    Contesta a este comentario

Escribe un Comentario

Tu dirección de email no aparecerá publicada.
Los Campos Obligatorios están marcados con*